diumenge, 18 d'abril de 2021

Biografías: I

Todas | A B C D E F G H I J K L M N Ñ O P Q R S T U V W Y Z
Para acceder a la Biografía completa haz clic sobre el nombre.

Cos
IBN 'AT, Abu ‘Umar (1148-1212) ALFAQUÍ.jpg

Ibn ‘At al-Satibí, Abu ‘Umar (1148-1212). Las fuentes bibliográficas nos dan a conocer una extensa lista de maestros con los que aprendió, prueba de la dedicación y talla intelectual de Ibn ‘At. Estudió, entre otros, con su padre, Abu Muhammad ibn ‘At, alfaquí, cadí y miembro del consejo consultivo de la ciudad, y con Abu Bakr ibn Mugawir (1108-1191), tradicionista y experto en literatura, lengua y poesía árabes. Emprendió viaje a Oriente (Alejandría, La Meca, Damasco, Mosul) para cumplir con el precepto coránico de peregrinación, y, junto con el deber religioso, aprender de los sabios orientales, ampliando así sus conocimientos. Su sabiduría lo convirtió en una persona respetada y venerada, y así lo reflejan las fuentes documentales de la época al decir que era el orgullo de la ciudad de Xàtiva.

Numerosos fueron sus discípulos. Sus biógrafos hablan de él como uno de los tradicionistas más importantes en la transmisión de hadices, memorizador, conocedor de las bellas artes y estimado por los emires almohades, que le tuvieron gran consideración y escucharon siempre su consejo. Sus estudiosos son unánimes en destacar de él su extraordinaria capacidad memorística y ser pieza fundamental del florecimiento del movimiento ascético en la Xàtiva del siglo XII. Su vida —presidida por la honradez, altruismo, extrema piedad y austeridad— culminó con su participación en la batalla de Las Navas de Tolosa, convirtiéndose en mártir al morir luchando contra los reinos cristianos el 16 de julio de 1212 en esa célebre contienda, símbolo de la caída del poder almohade en al-Ándalus.

IBN AL-YANNAN, Abu l-Walid (1219-1276) TORRE DEL SOL.jpg

Ibn al-Yannan, Abu l-Walid (1219-1276). Xàtiva, ciudad de gran tradición en el estudio de las ciencias islámicas, fue también cuna de poetas: Ibn al-Yannan nació en el seno de una aristocrática familia, en la que, además de cultivadores de este género literario, sobresalieron secretarios y cancilleres. Se desconocen datos sobre su estancia en nuestra ciudad. Muy probablemente abandonaría Xàtiva, como tantos otros conciudadanos, cuando el rey Jaume I la conquistó en 1244. A través de sus biógrafos sabemos que residió en Alepo, El Cairo y Damasco. Persona versada en todo tipo de ciencias, destacó en la gramática, siendo, así mismo, un excelente y afamado poeta, renovador de la poesía amorosa. Su instrucción y buen carácter le dio tal fama que el soberano sirio al-Nasir lo llamó a su corte. Dio clases en la madrasa de Damasco y entabló relación con los más importantes intelectuales de la época.

IBN FIRRUH, Abu l-Qasim (1142?-1194) TEMPORAL MINARETE.JPG

Ibn Firruh al-Ru’ayni al-Satibí, Abu l-Qasim (1142?-1194). Recibió su primera formación en nuestra ciudad, en donde aprendió lecturas coránicas de su padre, Abu ‘Abd Allah, y su tío Abu Yafar. Más tarde se trasladó a Valencia, en donde estudió derecho. Viajó a Oriente para cumplir con el precepto coránico de peregrinación, y amplió sus conocimientos en Alejandría. Se estableció en El Cairo, en donde impartió docencia en ciencias religiosas. Considerado uno de los lectores del Corán (almocrí) más importantes de su tiempo, fue también renombrado alfaquí (sabio en ley islámica) y gran conocedor de la lengua árabe. Su prodigiosa memoria le permitió aprender varias obras especializadas en comentarios del Corán. Entre las que escribió sobresale Hirz al-amani, poema didáctico, adaptación de algunos capítulos del Corán, poema conocido como al-Satibiyya (“la setabense”, u “obra de al-Satibí”), objeto de numerosas copias y comentarios y considerado uno de los principales textos sobre lecturas coránicas. Abu l-Qasim ibn Firruh es el imán al-Satibí, que figura en millones de ejemplares del Corán. Su formación, escritos, docencia y forma de vida austera y piadosa le hizo alcanzar una aureola de santidad. Su tumba, en El Cairo, considerada fuente de protección divina, continúa siendo punto de peregrinación.

IBN MUFAWWIZ, Abu Bakr Muhammad (1070/1071-1111) arcos pinohermoso.jpg

Ibn Mufawwiz al-Satibí, Abu Bakr Muhammad (1070/1071-1111). Perteneció a una destacada familia en la que muchos de sus miembros sobresalieron en el estudio de las ciencias y jurisprudencia islámicas. Experto en tradiciones proféticas, destacó también en el conocimiento de la lengua, literatura y poesía árabe, teniendo entre sus maestros a su tío Abu l-Hasan Tahir ibn Mufawwiz y a al-Sadafi, destacados personajes de la ciudad, y, entre sus amigos, a Ibn Jafaya, el gran poeta de Alzira (1059-1139). Tal fue el prestigio que alcanzó en su época que impartió docencia en la mezquita de Córdoba. Entre sus obras se cuenta un opúsculo en respuesta a un escrito del gran polígrafo cordobés Ibn Hazm, que escribiera en nuestra ciudad El collar de la paloma, obra cumbre de la poesía andalusí.

IBN MUGAWIR, Abu Bakr (1108-1191) PINOHERMOSO.JPG

Ibn Mugawir al-Satibí, Abu Bakr (1108-1191). Los Mugawir fueron una familia establecida en nuestra ciudad en el siglo XI, destacada por la religiosidad de muchos de sus miembros. Abu Bakr tuvo por maestros, entre otros, a su padre —Muhammad ibn Mugawir, ilustre alfaquí, estudioso de tradiciones proféticas y literatura— y a al-Sadafi, uno de los más prestigiosos sabios de la época.

Al igual que otros miembros de su familia, destacó en el conocimiento de la jurisprudencia islámica, llegando a ser secretario de cancillería de emires y gobernadores, siendo proverbial la alta consideración que obtuvo entre ellos. Sus biógrafos lo consideran un estimado literato, destacando su obra poética, de la que solo conservamos unos pocos poemas, recopilados por antólogos medievales y publicados por Teófilo Gallega Ortega en su obra Poetas árabes de Xàtiva (1996).