jueves, 23 de mayo de 2019

Anna Moner. La mirada de vidre. Bromera, 2019

N MONER.jpg

Otoño de 1904. La falta de dinero para poder costearse la adicción a la morfina obliga al fotógrafo Roger Queralt a aceptar la peculiar oferta de Madame Babinski, una popular médium que pretende ampliar el negocio con la realización de fotografías de espíritus en su gabinete de la plaza del Campanar, en el barrio de Gràcia de Barcelona.
Sin embargo, ni la ingesta continua de morfina y otros estupefacientes, ni esta ocupación insólita, conseguirán borrar de la mente de Queralt las experiencias vividas en el estudio fotográfico del sanatorio de Sant Gervasi. Allí trabajó el año 1898 a las órdenes del doctor Robert Isaac, un prestigioso especialista en enfermedades del sistema nervioso poseedor, además, de una singular ambición artística. Tampoco puede olvidar a Valquiria, una joven interna del centro convertida en el juguete predilecto del médico.
Es esta obra, galardonada con el Premio de Novela Ciutat d’Alzira, Anna Moner aborda la parte más oscura de la naturaleza humana.