miércoles, 26 de junio de 2019

David Grann. Los asesinos de la luna. Random House, 2018.

N GRANN.jpg

En los años veinte, la comunidad india de los osage en Oklahoma era la población de mayor renta per cápita del mundo. El petróleo que yacía bajo sus propiedades les convirtió en millonarios: construyeron mansiones, tenían chóferes privados y mandaban estudiar a sus hijos a Europa.
Pero una espiral de violencia asoló la comunidad cuando sus miembros empezaron a morir y a desaparecer en extrañas circunstancias. La familia de una mujer osage, Mollie Burkhart, se convirtió en objetivo principal. Sus tres hermanas fueron asesinadas. Una fue envenenada, otra murió a tiros y la tercera falleció en una explosión. Cuando el número de muertos alcanzó los veinticuatro, el recién inaugurado FBI decidió intervenir. Fue uno de los primeros grandes casos del joven director J. Edgar Hoover, que acudió al antiguo comandante de Texas, Tom White, para que desvelase el misterio. White estableció un equipo infiltrado que incluía a un agente nativo.
En este apasionante true crime, que Martín Scorsese y Leonardo DiCaprio llevarán a la gran pantalla, se revelan nuevos secretos de una de las conspiraciones más siniestras contra la comunidad indígena de Estados Unidos. Grann se sumerge en una exhaustiva investigación para desvelar uno de los episodios más despiadados de la historia norteamericana.