viernes, 06 de diciembre de 2019

Jovi Seser. Pedres que han de ser remogudes. Bromera, 2019.

Seser.jpg

Jovi Seser rinde homenaje a la narrativa negra desde estilos muy diferentes. Los relatos que componen esta compilación nos acercan a ocho asesinatos reales y ficticios, perpetrados por inocentes y por sicarios, narrados por las víctimas, pero también por los agresores, en un juego literario polifónico que constituye un auténtico monográfico sobre la perversidad y las diversas formas de narrarla.
Así, en esta obra, ganadora del Premi València de Narrativa, desfilan momentos históricos como el Holocausto, el atentado al Teatro Dubrovka de Moscú en octubre de 2002 o las fosas del franquismo, a las que hace alusión el título. Porque “Pedres que han de ser remogudes” tiene la vocación de reivindicar esa memoria que ha de ser reparada y removida, desde Valencia hasta Manhatan, pasando por Siracusa o Burdeos, entre muchos otros sitios y sucesos trágicos.