domingo, 05 de julio de 2020

Joan F. Mira. Tots els camins. Proa, 2020.

Mira.jpg

Un año después de cumplir los ochenta, Joan F. Mira inició, con la clásica sencillez de los sabios, este libro de memorias. Nuestro memorialista tiene catorce años y ha encontrado, después del fallecimiento del padre, la vocación religiosa y el deseo de santidad. La llamada lo conduce al monasterio de Iratxe y, más adelante, a la universidad Gregoriana de Roma. Las calles y plazas romanas, el ansia de santidad se van disolviendo como un témpano de hielo bajo una lluvia muy fina. Entonces se inicia un periplo que hace pasar al joven Mira por fábricas de Dusseldorf, por el París del 68, y por Oslo, Budapest y Oxford. Encontramos el compromiso político, un amor italiano, el descubrimiento de la antropología social, Claude Lévi-Strauss, la estancia en Guinea Ecuatorial... hasta que un rostro en blanco y negro anuncia en la televisión que Franco se ha muerto.