sábado, 05 de diciembre de 2020

Rey Blanco de Juan Gómez-Jurado.

Rey blanco.jpg

Espero que no te hayas olvidado de mí. ¡Jugamos?
Cuando Antonia Scott recibe este mensaje, sabe muy bien quién se lo envía. También sabe que ese juego es casi imposible de ganar. Pero a Antonia no le gusta perder. Después de todo este tiempo huyendo, la realidad ha acabado alcanzándola. Antonia es cinturón negro en mentirse a sí misma, pero ahora tiene claro que, si pierde esta batalla, las habrá perdido todas.
–La reina es la figura más poderosa del tablero –dice el Rey Blanco–. Pero por poderosa que sea una pieza de ajedrez , nunca debe de olvidar que hay una mano que la mueve.
–Eso ya lo veremos– responde Antonia.
El final es sólo el principio.