dimarts, 18 de desembre de 2018

MARTÍNEZ BELLVER, Enrique (1875-1923)

Martínez Bellver.jpg

Benefactor de la enseñanza en la ciudad, nieto del impresor Blai Bellver y sobrino de Blas Silvino Bellver. En 1906 contrajo matrimonio con Amparo Acuña, sin que la pareja dejara descendencia. Enrique trabajaba en la papelería/imprenta familiar de la calle Vallés, que llegó a dirigir al final de su vida, ya que murió prematuramente en 1923. El impresor dejó sus bienes en usufructo (los tres inmuebles de la calle Vallés) a la viuda. El testamento ordenaba que al fallecer la esposa estas posesiones fueran vendidas, y con el capital obtenido, se construyese un colegio público con su nombre.
Amparo murió en 1937. Al concluir la guerra los albaceas iniciaron las gestiones para cumplir la voluntad expresada en el legado. De este modo, el mecenazgo póstumo de Enrique Martínez Bellver hizo posible la construcción del colegio público Martínez Bellver. Con los fondos obtenidos de la herencia el Ayuntamiento compró un huerto cerrado de más de 13000 m2 sito en la calle de Caputxins. Además de la construcción del centro escolar, una parte del solar permitió contar con una calle nueva de más de 12 metros de ancho que se llamó de Ventura Pascual.
En 1959 se iniciaron los trabajos previos a cargo del arquitecto Javier Goerlich Lleó. En 1961 se iniciaron las obras que se llevaron a término en el plazo de un año. Fue inaugurado en 1962. Constaba de dos secciones separadas por sexos, con cinco unidades para las niñas y cinco para los niños. En 1963 se añadió un comedor escolar en el extremo sur del patio masculino.